Make your own free website on Tripod.com

 SULLANA EN LA NOTICIA             SULLANA IN THE NEWS          SULLANA  IN DEN NACHRICHTEN

PÁGINA PRINCIPAL

CULTURA

GEOGRAFÍA

ARCHIVOS

 

 

 

 

 

 

SULLANA EN LA NOTICIA - REVISTA SEMANAL

PRESENTACIÓN

SEGUNDA SEMANA DE MARZO 2006

EDITORIAL

 

M A N I F I E S T O

Quienes suscribimos el presente manifiesto, ciudadanos y ciudadanas peruanos, gremios juveniles y organizaciones de la sociedad civil que en la década del noventa sumamos esfuerzos para luchar por la recuperación de la Democracia y el Estado de Derecho, y para denunciar la corrupción y los crímenes contra los Derechos Humanos de la dictadura fujimontesinista, nos vemos ahora moralmente compelidos a pronunciarnos sobre el alarmante estado actual del proceso electoral en curso.

Estando por culminar el período denominado de transición democrática que con mediocridad y frivolidad desafortunadas ha conducido el presidente Toledo, consideramos con profunda preocupación que las tres candidaturas presidenciales que lideran actualmente las preferencias electorales, según los sondeos de opinión, constituirían, de llegar al poder, un indeseable retroceso para el país en perjuicio de los principios y valores cívicos que con entrega y convicción hemos defendido en los años recientes, por las consideraciones de orden moral que a continuación compartimos.

No confiamos en la candidatura de Lourdes Flores, quien en esta oportunidad lleva como principales aliados a incondicionales colaboradores de la mafia fujimontesinista. En la vicepresidencia, la acompaña Arturo Woodman, cuyas reuniones con Vladimiro Montesinos, de las que ha confesado no arrepentirse, revelan su relación con el régimen dictatorial, por la cual aún tiene que rendir cuentas ante la justicia. Al Parlamento Andino, va su brazo derecho, Rafael Rey, cuya adicción al fujimorismo se manifestó en sus votaciones como congresista, como aquella en la que votó a favor de la amnistía del Grupo Colina, y en sus ataques contra la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Y al Congreso de la República, pretende traer a montesinistas, entre los que destacan los nombres de Raúl Castro Stagnaro, Horacio Cánepa y José Luna. Semejantes colaboradores de primer nivel auguran un retorno inexorable a la impunidad. Más aún si se recuerda que, aunque Lourdes Flores ha sido en el pasado opositora del fujimorismo, ha tenido actitudes dudosas y condescendientes en momentos cruciales, como cuando declaró en el 2000, luego de la revelación del video Kouri-Montesinos, que debía ser el propio Fujimori quien condujera un nuevo proceso electoral; o cuando en el 2005 pidió no hacer escándalo por la ¨ley Wolfenson¨ que equiparaba el arresto domiciliario a la prisión efectiva en cárcel, favoreciendo de ese modo a los reos corruptos.

No confiamos tampoco en la candidatura de Ollanta Humala. Aunque se ha manifestado crítico del fujimorismo, su levantamiento se produjo recién después de la caída del régimen, luego de haberle servido silenciosamente durante varios años. Pero, las dudas más grandes sobre sus valores cívicos y credenciales democráticas se asientan en las gravísimas denuncias sobre ejecuciones extrajudiciales y violaciones a los derechos humanos que habría cometido en Madre Mía y que no ha contribuido a esclarecer; su presunta autoría intelectual en la toma de la comisaría de Andahuaylas, llevada a cabo por su hermano Antauro, que tuvo un saldo de 6 muertos y varios heridos; su cercanía al proyecto etnocacerista, que en boca de Antauro Humala llamaba constantemente a fusilamientos varios; y las pugnas de poder y el caos al interior del partido que lo ha invitado a candidatear a la presidencia. Unido a estos factores, su inexperiencia en el campo del servicio público y la improvisación de su plan de gobierno no hacen más que ahondar nuestras inseguridades frente a esta candidatura.

No confiamos finalmente en la candidatura de Alan García. La inclusión del almirante retirado Luis Giampietri en la plancha presidencial revela una vocación de impunidad y de rechazo a las investigaciones sobre violaciones de derechos humanos, al tratarse de un personaje que ha sido investigado por la matanza de El Frontón; que ha declarado públicamente en contra de la Comisión de la Verdad y Reconciliación; que milita actualmente en el partido de Alex Kouri, antiguo defensor del fujimorismo vergonzante; y que ha colaborado estrechamente con el régimen de Fujimori, al punto de haber participado por el movimiento Vamos Vecino en la candidatura a la alcaldía de Lima de Juan Carlos Hurtado Miller. Esta sola alianza debería bastar para desconfiar de la candidatura de García, sin que sea necesario recordar al detalle los innumerables casos de corrupción que se dieron durante su nefasto gobierno.

¿Significa todo esto que el Perú deberá estar condenado durante los próximos cinco años a la impunidad frente a la corrupción, a ejercicios autoritarios del poder y al silenciamiento de las causas en favor de los derechos humanos? Nos oponemos decididamente a que ello ocurra. Por tal motivo, así como denunciamos el peligro inminente de estas tres candidaturas, queremos publicar nuestro apoyo a otras tres alternativas de gobierno en las que sí podemos confiar, pues con ellas compartimos la defensa de los valores cívicos y democráticos por los que hemos venido luchando. Respaldamos así las candidaturas presidenciales de Valentín Paniagua (Frente de Centro), Javier Diez Canseco (Partido Socialista) y Susana Villarán (Concertación Descentralista).

Confiamos en el liderazgo moral de Valentín Paniagua, quien ha dedicado toda su vida al ejercicio honorable de la política y al servicio del Perú. Su compromiso con la institucionalidad democrática se hizo patente una vez más cuando asumió ad honorem la defensa de los magistrados del Tribunal Constitucional, defenestrados por la dictadura fujimorista. Su vocación dialogante y conciliadora destacó en la presidencia del Gobierno de Transición que le fue confiada, que gozó de una aprobación popular mayor al 80%. En su mandato se instituyó el Sistema Nacional Anticorrupción, el cual ha permitido el juzgamiento de la mafia fujimontesinista, y se créo la CVR, entre otras importantes medidas.

Confiamos en la coherencia y consecuencia que Javier Diez Canseco ha demostrado en la defensa de los intereses públicos y de la justicia social. Como político se ha regido siempre por los mismos ideales y principios, apoyando y asistiendo a diversos gremios de trabajadores y sectores sociales desfavorecidos. Como congresista ha sido uno de los más destacados luchadores contra la corrupción, denunciando siempre todo abuso de poder desde su trinchera.

Confiamos en la integridad y honestidad de Susana Villarán, cuya vocación social se ha manifestado desde temprano en su trabajo esforzado con organizaciones de la sociedad civil, siempre en defensa de los derechos humanos, y en su experiencia exitosa de gestión pública como Ministra de la Mujer y Defensora de la Policía, y en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

Por ello, convocamos a la ciudadanía en general a juzgar moralmente a las diversas candidaturas como primer paso necesario y previo a la evaluación de programas de gobierno, y a emitir un voto de conciencia, al margen de quién lidere o no los sondeos de opinión, a favor de alguna de las opciones que nos puedan inspirar confianza, por su trayectoria moral y de servicio a la nación, su coherencia entre propuestas y equipos de gobierno, y su experiencia de trabajo en el campo social y político.

Y asimismo, exhortamos a los partidos en que confiamos a sumar esfuerzos, a dar preferencia a sus afinidades de principios y de programas, que son sin duda mayores que sus discrepancias, y aliarse en una coalición de centro-izquierda antes de la primera vuelta electoral, para poder luchar con mayor fuerza por los valores que sus opciones representan. En este esfuerzo digno, contarán con nuestro apoyo.

Lima, 9 de Marzo de 2006.

 

 

 

 

PÁGINA PRINCIPAL