Make your own free website on Tripod.com

 SULLANA EN LA NOTICIA             SULLANA IN THE NEWS          SULLANA  IN DEN NACHRICHTEN

PÁGINA PRINCIPAL

CULTURA

GEOGRAFÍA

ARCHIVOS

 

 

 

 

 

 

SULLANA EN LA NOTICIA - REVISTA SEMANAL

PRESENTACIÓN

PRIMERA SEMANA DE MARZO 2006

EDITORIAL

 

EL ARTE Y LA CULTURA EN SULLANA:

SU BALANCE ES EL OSCURANTISMO,

LA ORFANDAD Y LA CAQUEXIA

 

Escribe: José Díaz Sánchez

 

 

“El mundo está amenazado,

no por las personas malas,

sino por las que permitimos el mal”

Albert Einstein

 

 

Los psicofantes también suelen hurtar una migaja de belleza a las palabras para enmascarar su entraña horrísona, no obstante, más tarde que temprano, su rostro corroído y pútrido, empezará a dejar en pavorosa evidencia, la calavera desnuda y gélida que asomará, de modo inexorable, frente a los ojos de la realidad.

¿Y cuál es la realidad concreta del arte y la cultura en Sullana? Sin duda, esta que nos estruja cotidianamente y cuyos garfios punzantes y filosos, nos hincan y desgarran el espíritu y la sensibilidad.

Tal vez mis palabras resulten insuficientes o irrisorias frente a una realidad que es, además, indignante y afrentosa por el peso y la gravedad de su secuela, la cual, por otra parte, no está referida únicamente a la producción artística y cultural, sino, en gran medida a la misérrima condición de la falta de promoción, apoyo y difusión.

¿Cuál es el balance de la actual gestión edilicia en los campos del arte y la cultura? ¿Qué labor viene cumpliendo la, pomposamente denominada: Comisión de Educación, Cultura, Deporte, Recreación y Turismo del municipio? ¿La actual jefatura de esta División, está a la altura de lo que reclama y exige el trabajo cultural y artístico en nuestro medio?. Todas estas preguntas que por su aparente simplicidad parecen intrascendentes o insignificantes, devienen en la parte medular y sustentatoria de estas breves reflexiones en torno a un tema que, por su complejidad, profundidad e importancia, nos exige rigorizar el discurso, sin por ello dejar de patentizar nuestro afán confrontacional ante una situación que, más que coyuntural, parece adquirir visos de un mal endémico al cual, si no se le confronta a tiempo nos transformará en una sociedad totalmente frívola, decadente, pazguata, epicúrea, normótica, anómica y anárquica.

La actual situación de violencia y crueldad que ha empezado a instalarse en nuestra ciudad, y que ha ido de menos a más, no es sino, el reflejo palmario de este proceso de descomposición humana que es, asimismo, reflejo de una crisis más general y profunda que hunde sus raíces en las entrañas oscuras y carnívoras del sistema imperante.

El arte y la cultura en tanto expresión del espíritu telúrico y luminoso, significa en estas circunstancias, una especie de antídoto y mecanismo de resensibilización y reivindicación del hombre en cuanto hombre. Su promoción y difusión en la dimensión exacta del término, coadyuvaría en alguna medida, a contrarrestar los efectos de esta vorágine antiantropológica que está aniquilando, sistemática y paulatinamente al hombre, entendiendo esto en términos somáticos, éticos, morales y psíquicos.

Una sociedad en estado de anomia y crisis como la actual, evidencia pues, la enfermedad de su cuerpo y su psiquis a través de las perturbaciones y anormalidades comportamentales que se traducen en las acciones de un segmento significativo de sus miembros. ¿Acaso no es verdad que una especie de barbarie está eclosionando en Sullana, y que, a un ritmo cada vez más violento e intenso, crece y se fortalece cada día? Si bien es cierto el causante de esta realidad hostil y agresiva no es el actual gobierno municipal, pero existen recursos económicos y logísticos que ayudarían a contrarrestar y amortiguar esta ola de violencia y barbarie.

A través de una campaña cultural y artística masiva, impulsada desde la médula sentipensante de los asentamientos humanos, urbanizaciones y distritos, en coordinación con las instituciones culturales, sociales y educativas, se podría tocar la sensibilidad y el cacumen de la población, convocándola a un acto de reflexión y análisis de su realidad, buscando propiciar asimismo, un cambio de pensamiento y conducta frente a su entorno y relación social y humana con los otros. En este sentido, el teatro, la música, la pintura, la narrativa, la poesía, e incluso la danza folclórica, pueden cumplir ese elevado rol rehumanizador y sensibilizador que poseen y que hoy es urgente e imperativo promover y difundir. Todo ello, evidentemente, iría acompañado de la publicación, también masiva de trípticos o dípticos (que tienen costos más económicos) donde cada ser humano encuentre textos e ilustraciones con un hondo mensaje humanista, espiritual y filosófico. Cada texto deberá ser como un espejo en cuyo brillo reflexivo, el hombre se vea descubierto y revelado por la luminosidad y vitalidad de las palabras e imágenes, las cuales le hablen desde la dimensión exacta de su condición ontológica y antropológica. Todo esto se complementaría con actividades que incluyan la escenificación o dramatización de obras de teatro, lectura de textos narrativos, recitales de poesía y exposiciones de pintura, escultura e instalación (todo ello complementado con música y danzas folclóricas), en donde la temática del guión, del argumento, de los versos o el contenido de la obra artística, tenga un carácter reflexivo y altruista. Esta campaña debe ser permanente, intensa y profunda, conservando la esencia de lo que entraña su propia realidad y necesidad.

Una campaña a la que deben integrarse necesariamente los directores y docentes de las instituciones educativas, pues en el seno de ellas se desarrollarían cada fin de semana actividades donde participe el pueblo, ese pueblo humilde que desde las entrañas polvorientas de sus asentamientos humanos y urbanizaciones populares, entre la pálida sombra que le proporciona una estera y la frágil protección de una pared de adobe, madera o cartón, tiene también sed y hambre de conocimiento, arte y sabiduría, y eso es también lo que hay que darle, para iluminar sus conciencias  y encender su espíritu con el fuego sapiente, que lo ayude a levantarse, para liberarse del abominable yugo de la ignorancia y la opresión.

En esta tarea megapódica y crucial, no vale el fogonazo emotivo y luego la ausencia tenebrosa de luz, o las frases idealistas y neopositivistas con matices espiritiformes, o tal vez, el grito aislado, cuasi agónico, como una prédica religiosa de fin de semana. En la realización de esta tarea, se necesita insuflar y desplegar todas nuestras capacidades intelectuales, somáticas y físicas. “Meter toda nuestra sangre en nuestras ideas” como dirían Nietszche y Mariátegui, y se requiere también, contar con el apoyo decidido de los medios de información como son los diarios y las radios, sobre todo de estas últimas, las cuales, a través de programas rigurosamente seleccionados, elaborados y dirigidos por gente idónea, transmitan mensajes, ideas, conceptos, pensamientos y música, que sean capaces de suscitar actos de reflexión en cada hombre y mujer. Obviamente, todo esto, sin que afecte los intereses económicos ni la audiencia de cada una de ellas, las cuales, por otro lado, hablando en términos massmediáticos, tienen la capacidad de penetrar en todos los hogares así como influir en el público tal como lo hace hoy la televisión. Ya es hora de que en Sullana, estos medios informativos cumplan ese papel cultural y educativo que como parte de sus tres deberes y normas, les asiste, las cuales son: informar, entretener y educar. Además, este trabajo, de modo implícito, les obligaría a mejorar su programación.

Con respecto a ese medio informativo audiovisual como es la televisión, es muy difícil hablar de ella en términos culturales y educativos o involucrarla en este proyecto, por cuanto todos los canales de señal abierta se programan, transmiten y manejan desde Lima, y porque también a sus propietarios, que son mentalidades totalmente decadentes, racistas y materialistas, poco o nada les interesa el verdadero desarrollo espiritual y cultural del Perú. Una muestra de esta inmunda y mugrienta realidad, son los canales de televisión 4 y 5, quienes compiten diariamente con su programación estercolera, la cual sólo promueve la idiocia colectiva, pues para estos empresarios cefalopalúdicos, y sirvientes y lacayos obsecuentes de las trasnacionales y de los neocolonizadores del llamado mundo globalizado, es mucho mejor mantener a nuestro pueblo, sumido en el fango de la ignorancia, la frivolidad, la estupidez, el embrutecimiento, el entretenimiento burdo, barato y grotesco, así como la adicción por el alcohol como válvula de escape cada fin de semana, para evitar o impedir que tengan la capacidad de pensar y elucidar juicios certeros y críticos sobre su realidad, lo cual sería el germen de una transformación social profunda.

Con excepción de canal 7, que es del Estado, o sea ¿De todos los peruanos?, no existe otra empresa televisiva digna a la cual acudir, considerando que este medio también está parametrado, centralizado y manejado, según los intereses de quienes gobiernan el país.

A nivel local y por cable, sólo se cuenta con canal 24, y es de esperar que la empresa privada sea capaz de invertir en un proyecto cultural que oxigene el espíritu y la inteligencia de Sullana. Todo este conjunto de sugerencias en torno al rol que puede cumplir el arte y la cultura dentro de una sociedad como la nuestra, no puede estar exento del aspecto económico, político y social, todo lo cual nos da un contexto más real y concreto en el que, innegablemente encontramos una de las causas mayores de la actual problemática crísica que nos conduce, inevitablemente, a la entraña fagocitadora del sistema económico, cuyos efectos se patentizan de modo desgarrador y conmovedor en países pobres, atrasados y oprimidos como el nuestro. En conclusión, si no solucionamos la problemática social, económica, política y cultural en conjunto, será muy difícil poder transformar esta realidad antropofágica. El arte y la cultura a lo sumo podrían significar un paliativo o mecanismo catártico y reflexivo del espíritu humano, pero lo corporal y somático, que es lo consubstancial en el hombre, no puede quedar al margen de satisfacer también sus necesidades apremiantes y angustiosas. Por ello, se requiere de modo imperioso y urgente que todo proyecto que se pueda elaborar en el plano cultural y artístico, se haga con un criterio científico y humanístico donde se inserte lo socia y económico. Ello permitirá sentar las bases iniciales de la solucionática, que debe ser responsabilidad y trabajo de todas las voluntades, sensibilidades e inteligencias que deseen coadyuvar en ese proceso transformador e iluminista en pro del ser humano y nuestra sociedad. En esto se hace necesario el rol decisivo del gobierno regional y central, los cuales deben generar fuentes de trabajo y otros mecanismos que ayuden a solucionar la problemática económica, pues esto repercute en los planos sociocultural y educativos.

Actualmente al balance que arroja la gestión edilicia local en los campos que motivan este artículo, es pobre y de una condición tan misérrima, que apenas su pomposo nombre de: “Comisión de Educación, Cultura, Deporte, Recreación y Turismo”, queda en pie para mostrar sus harapos en cuanto a su labor, a pesar de que cada regidor recibe un sueldo (por dietas) de S/. 3,200 soles mensuales, al igual que el Jefe de esta División cuyo emolumento bordea los S/. 2,000 soles. Ni la mayoría de las personas que integran esta comisión ni la actual Jefatura de esta División, han desarrollado un trabajo que sea digno de resaltar y reconocer, y si lo hay, éste aún no ha tocado las fibras de la sensibilidad, el reconocimiento y la trascendencia en Sullana. Si bien es cierto, no podemos mezquinar ni ningunear algunos esfuerzos mínimos como los sábados culturales o los dos encuentros de escritores con la antología publicada, así como los tres cafés literarios o el reciente concurso de declamación de poesía por fiestas patrias (en los dos años y medio de la actual gestión) todo ello sin embargo, no justifica esa soterrada mezquindad, abulia e indiferencia que de parte de esta comisión y jefatura existe actualmente.

Para ningún escritor, artista plástico, estudiante de arte o cualquier cultor de las artes en Sullana, le es desconocida la realidad deprimente en que se encuentra el arte y la cultura en nuestra ciudad, y sobre todo, el manejo que se le ha dado al presupuesto económico para impulsar, promover y difundir el que hacer de todas aquellas inteligencias y sensibilidades que representan la conciencia crítica de nuestra sociedad, pues casi ninguna de ellas fue convocada ni por la ampulosa comisión, ni por el mediocre Jefe de esta División, ni mucho menos por el cefalobtuso alcalde. Siempre los creadores e intelectuales han sido los convidados de piedra, los que debieron esperar debajo de sus proyectos y cavilaciones, hasta que una recua de psicofantes y nanocéfalos sintiera la mínima conmoción en su reducida masa gris y pudieran entender, el rol fundamental que cumplen los artistas / intelectuales en una sociedad. Obviamente este milagro de la naturaleza nunca se dio, al menos en la forma que se esperaba, por cuanto la nanocefalia es una enfermedad indolora que tiende a reducir la capacidad pensante, imaginativa, sensoria y escrutadora del cerebro hasta la mínima condición, de tal modo que quienes la padecen, ni siquiera se percatan de ello, salvo cuando se les hace imposible entender, porque tras su hiedécico rastro, los roedores, las orugas, los lepidópteros y ofidios empiezan a construir sus covachas, nidos y capullos. La naturaleza es sabia y sabe aplicar son suma precisión su criterio selectivo, colocando el detritus y la carroña en el lugar que les corresponde, y ese es el lugar y el calificativo que les corresponde a quienes, dentro del actual gobierno municipal, jamás tuvieron la mínima voluntad de convocar a los artistas de Sullana a fin de escuchar sus necesidades y recoger sus proyectos, ideas y sugerencias. Todos o casi todos los creadores e intelectuales de nuestra ciudad han permanecido en la orfandad y el olvido por parte de los gobiernos municipales, alcaldes y regidores.

Las invitaciones que recibieron algunos escritores o artistas sólo han sido para asistir como oyentes o expositores ad-honoren en alguna actividad esporádica que organizaba (talvez para justificar sus manejos económicos subrepticios) ese escritor de panteón llamado Mario Palomino, quien aparte de su pedantería, arribismo, ambición, tartufismo y mezquindad, es un espíritu fracasado y decadente que no ha trascendido como escritor, pues su obra adolece de falencias que aún no ha podido superar.

Tal parece, el nivel que pulsamos en su obra literaria, es la que vemos patentizada y trasvasada en una gestión, que solo ha cosechado descontentos y decepciones en quienes pensábamos que por fin, los escritores y artistas tendrían la posibilidad concreta de un apoyo mínimo y sobre todo, de ayudar a forjar ese movimiento cultural que tanta falta hace en Sullana, sin embargo, la felonía es la que ha estirado su huesuda y carcanosa mano para cancelarnos con la moneda de la traición.

Que más puedo decir a estas alturas del presente texto, el cual, probablemente sólo produzca en los ojos de los alcornoques que mencionamos, la indignación, la rabia y la tirria contra alguien que sólo cumple el deber de reflejar en sus pálidas palabras, todo lo que es el cuerpo desnudo y caquéxico de una realidad cultural tan miserable, a la cual este grupúsculo de medradores sólo ha empobrecido más, pues hasta ahora no existe un fondo editorial que permita publicar, siquiera, en ediciones populares, la obra de los autores sullaneros, tampoco existe un centro cultural donde el arte tenga un espacio exclusivo y permanente. Un centro administrado y regentado por los artistas y las almas sensibles y cultivadas y no por esos grupetes de cabezas frívolas con cerebros vacíos que suelen tomar por asalto, las entidades públicas, y que no teniendo ninguna ligazón con el arte, se les delega ese trabajo delicado, más por relaciones amicales, que por poseer un nivel intelectual digno de esos cenáculos.

Sin temor a equivocarnos, es probable que el Centro de Convenciones Culturales, tan voceado por los esbirros y obsecuentes del alcalde, se convierta en un lugar dirigido y administrado por quienes no tienen ninguna noción ni identificación con el arte y la cultura. Agréguese a esto que a través de esta obra que, innegablemente es importante para Sullana, que duda cabe, se pretende justificar todo lo que no se ha hecho, y tal vez, lo que no se hará. Además, hay que admitir que, por lo general, en toda obra que se realiza, el 10 ó 20% del costo total de la misma, irá a engrosar las arcas personales de los que otorgan la buena pro a la empresa constructora.

En lo que respecta a la actividad cultural, adicionaremos lo siguiente: si tuviéramos que reflexionar en términos numéricos y economicistas sobre esta patética realidad, diremos que sólo con dos sueldos, el de un mediocre e inepto regidor y el de el galifardo Jefe de esta División, que a razón de S/. 3 200 y S/. 2,000 soles mensuales suman S/. 38,400 y S/. 24,000 soles al año, o sea, S/. 62,400 soles respectivamente, se podría hacer en 6 (seis) meses, lo siguiente:

- Publicar 10 (diez) libros de 10 autores sullaneros. Cada libro con un máximo de 50 páginas y en una tirada de 1,000 (mil) ejemplares por cada autor o autora.

- Promover hasta 10 (diez) talleres de artes plásticas durante 5 (cinco) meses en 10 asentamientos humanos o urbanizaciones, dotándolos de caballetes, mobiliario y un mínimo de material para desarrollar el trabajo de dibujo, pintura, escultura y grabado, además de generar fuentes de trabajo para 5 (cinco) docentes y artistas. Cada docente desarrollaría dos talleres, a razón de dos clases por semana.

- Desarrollar talleres de capacitación en pedagogía, filosofía, politología y literatura, y sobre todo, talleres de arte durante 5 (cinco) meses consecutivos, en los salones comunales de 10 (diez) asentamientos humanos o urbanizaciones, los cuales tienen entre sus objetivos: fomentar vocaciones artísticas y rescatarlas para promoverlas y difundirlas. Estos talleres comprenderían: poesía, narrativa, teatro, comic-manga, danza folclórica, dibujo y pintura, música y ballet. Para economizar, cada profesor (8 en total), cumpliría su labor a través de un circuito rotativo de enseñanza en los 10 centros de trabajo. En este proyecto, las clases serían una vez por semana en cada taller.

- Desarrollar un trabajo de promoción cultural y educativa en Sullana, distritos, asentamientos humanos y urbanizaciones, a través de 5 (cinco) artistas y promotores culturales, los cuales realizarían un trabajo más amplio, efectivo, transparente y productivo.

En todos estos proyectos, cada artista y docente percibiría un sueldo mínimo de S/. 400 soles mensuales, y su horario de trabajo sería de 3 horas cronológicas por cada taller.

Finalmente se publicaría un informe con los resultados de los talleres y sus satisfactores, en forma de folleto tamaño estándar, de 16 páginas, en un tiraje de 1 000 (mil) ejemplares.

Se trata de ver resultados concretos y no de mantener a parásitos e ineptos que muy orondamente yacen apoltronados en sus sillones sin cumplir a cabalidad sus labores, significando más bien, una trabazón y un obstáculo para el desarrollo cultural.

Todo este trabajo se puede realizar y de esta manera, sentar las bases de un movimiento cultural y humanístico que en Sullana es una necesidad imperiosa, considerando que para nosotros, el arte y la cultura deben obligarnos a pensar y reflexionar. Todo ello es posible, en tanto los fondos económicos no son ni del Alcalde ni del Jefe de la División de Cultura y Educación, esos fondos (hay que recordarle siempre a la ignominia bicefálica) son del pueblo de Sullana, que en realidad, ya está asqueada de espíritus decadentes y mentalidades liliputienses e improductivas.

Lo que queda ahora es tomar la decisión de exigir a este gobierno municipal, que asuma la responsabilidad de asignarle el valor esencial que tiene el arte y la cultura en la sociedad, y sobre todo, asignarle un presupuesto mínimo que se destine a fomentarlos, promoverlos y difundirlos. Tarea muy difícil aunque no imposible, por cuanto, no olvidemos que este alcalde y la mayoría de sus regidores, optaron por permanecer en un silencio repugnante frente al despojo descarado, que la usurera y agiotista Caja Municipal de Sullana, consumó en complicidad con el fechor ex alcalde Jorge Camino Calle, en lo que respecta a la venta ilegal del terreno del teatrín que estaba destinado para el Teatro Municipal de Sullana, proyecto que quedó trunco con los planos, el estudio técnico y todo lo que implicaba su construcción. Ahora en ese terreno, se levanta imponente, el emporio de esta opulenta entidad financiera, que como un ogro rollizo, hambriento, voraz e insaciable, crece y se enseba cada vez más con la sangre, el sudor y la desesperación de miles de seres humanos, que empujados por la crisis que alimenta y promueve este sistema neoliberal, injusto y genocida, acuden diariamente a la dentadura filosa de esta entidad financiera, para empeñar o hipotecar sus sueños, su destino y sus días futuros.

Finalmente, esperamos que todo esto suscite una reflexión detenida y una autocrítica sensata, pues de lo contrario, sólo seremos testigos de como la pustulenta reacción, nos permitirá ver y percibir esa pus fétida y larvada, que en forma amenazante, discurrirá por donde siempre ha discurrido, es decir, por las alcantarillas y cloacas de la soberbia y la vanidad.

Personalmente no esperamos nada, pues a estas alturas del curso de la historia, la vida ha tomado para nosotros, otro valor y otro color: UN VALOR PROFUNDAMENTE DIALÉCTICO Y UN COLOR ROJO INTENSO, TAN INTENSO, COMO EL COLOR DE LA SANGRE, LA LUCHA, EL AMOR Y LA ESPERANZA.

José Díaz Sánchez

Sullana, agosto del 2005

Ediciones Ángeles del Abismo

/ Non Plus Ultra

PÁGINA PRINCIPAL

SIT PRO RATIONE VOLUNTAS

QUI POTEST CAPERE CAPIAT

 

En el año 2005, se ha empezado a convocar a las instituciones de Sullana y Bellavista, para participar en el Plan de Desarrollo Concertado y Presupuesto Participativo 2006. Ojalá esto sea el inicio de algo concreto y efectivo para nuestra ciudad y que no lo entrampen ni la burocracia, el elitismo y la demagogia. Pero habrá que esperar hasta el año 2006, que coincidentemente, es el año de esa fiesta pseudodemocrática llamada “Elecciones Generales y Municipales”

Una sugerencia al actual Gobierno Municipal es formar un Fondo Económico para el Arte y la Cultura en Sullana. Ello se puede lograr, solo se necesita la voluntad y una administración prístina, que esté a la altura de este trabajo. Se debe formar asimismo, un Consejo Consultivo que esté integrado por artistas e intelectuales de Sullana, los cuales tengan acceso asimismo al presupuesto participativo.

No podemos ningunear el espíritu de trabajo, la honestidad y transparencia de algún regidor y de algunos trabajadores de la biblioteca municipal, que se esfuerzan por realizar una tarea digna, y sobre todo, que desean desarrollar una importante labor cultural dentro de la biblioteca, pero tal parece, tampoco cuentan con el apoyo necesario. 

NOTA:

Cualquier procacidad, vulgaridad, improperio o expresión coprolálica contra el autor de este texto, o tal vez, alguna palabra de adhesión al mismo, lo pueden hacer a la siguiente dirección electrónica:

jd_rk19@hotmail.com

PÁGINA PRINCIPAL

visite:

http://escritoresdesullana.tripod.com.pe